30 Marzo 2012, 1:29 PM

Lula: "Estaba más preocupado por perder la voz que por morir"

SAO PAULO, (AFP) - El ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva confesó que tuvo más miedo de perder su voz que de morir al ser diagnosticado con un cáncer de laringe, que tras cinco meses de tratamiento los médicos declararon en "remisión completa".

"Estaba más preocupado por perder la voz que por morir. Si perdiese la voz, estaría muerto", dijo Lula, de 66 años, en una entrevista publicada este viernes por el diario Folha de Sao Paulo. Pero "miedo, miedo, yo vivo con miedo", apuntó.

"Soy un miedoso (...). Yo quiero estar vivo", añadió el ex presidente, que gobernó Brasil entre 2003 y 2010. Lula, que adelgazó casi 16 kilos desde que el cáncer fue diagnosticado en octubre, comparó el tratamiento de quimioterapia y radioterapia con "la bomba de Hiroshima" y dijo que en algunos momentos hubiese preferido "entrar en coma".

Dice que aún sufre de dolor en la garganta y que sueña con el día en que podrá "comer pan con cáscara dura".

El miércoles, cuando los médicos le comunicaron la desaparición del tumor, anunció que regresaría a la vida política. Pero afirmó que "nunca más" tendrá la "agenda alucinante y loca" que tuvo desde que dejó el gobierno el 31 de diciembre de 2010. Hasta el diagnóstico del cáncer, visitó más de 30 países en 10 meses.

Declaró que su deseo es ayudar a la presidenta Dilma Rousseff, su delfina política, y que "hay que esperar que el tiempo pase" para ver si disputa la presidencia en 2014.

"Esas cosas uno no las decide ahora", sostuvo. "Mi voluntad ahora es ayudar a mi compañera a ser mejor presidenta, trabajar por su reelección. Siempre dije que Dilma no será candidata a la reelección sólo si ella no quiere. Es su derecho, constitucional".

Consultado sobre si fue atendido por el médium "Joao de Deus" (Juan de Dios), que hace cirugías espirituales, no confirmó ni desmintió la información, pero dijo: "No busqué porque no conocía a las personas, pero varias personas me buscaron y yo estoy muy agradecido".

"Varias personas vinieron aquí, aún hay varias personas buscándome. Y a todas las que me busquen las voy a atender, conversar con ellas, porque creo que eso ayuda", afirmó. Lula, que fue vendedor ambulante, lustrabotas, tornero mecánico y sindicalista antes de convertirse en presidente de Brasil, terminó sus ocho años de mandato con un récord de 80% de popularidad.