lunes, 28 de mayo de 2018

La derecha gana pero habrá segunda vuelta


La derecha gana pero habrá segunda vueltaBogotá.- El derechista Iván Duque y el exguerrillero Gustavo Petro definirán en un inédito balotaje en junio la presidencia de Colombia, tras una primera vuelta que mostró a un país dividido en torno a un histórico pacto de paz.

Apadrinado por el expresidente Álvaro Uribe, Duque se impuso ayer domingo con el 39.11% de los votos, aunque no alcanzó la mitad más uno de los votos que le hubiera evitado la segunda vuelta, según la autoridad electoral.

Con el 25.1%, Petro se quedó con el segundo puesto y el derecho a disputar para la izquierda su primer balotaje en este país gobernado históricamente por la derecha.

En la primera elección sin conflicto con las FARC en medio siglo, Duque se llevó el triunfo precisamente con su promesa de modificar el pacto de paz con el que fuera el grupo rebelde más poderoso de América.

La elección definitiva, que definirá el sucesor de Juan Manuel Santos a partir del 7 de agosto, se llevará a cabo el 17 de junio.

No obstante su buen desempeño (nunca antes la izquierda había obtenido casi 4,9 millones de votos, casi el doble de su mejor resultado en 2006), Petro deberá esforzarse mucho para remontar a su rival.

Para la segunda vuelta deberá enfrentar muy seguramente una coalición de fuerzas conservadores y de derecha que temen un gobierno de corte chavista contrario a la propiedad privada.

“En segunda vuelta se va a evidenciar la polarización (...), pero no creo que haya alianzas formales con Petro. Puede haber acercamientos, pero no alianzas”, sostuvo Andrés Macías, analista de la universidad Externado de Colombia.

De ser presidente, el exguerrillero tendrá un Congreso de mayoría derechista.

Petro sacó de carrera al exgobernador de centro Sergio Fajardo (23,7), al exvicepresidente derechista Germán Vargas Lleras (7,26) y al exnegociador de paz Humberto De la Calle (2,6%).

Fajardo y De la Calle rehusaron aliarse con Petro para enfrentar al candidato del Centro Democrático que fundó Uribe, tras las legislativas que evidenciaron la fuerza de la derecha más opuesta al proceso de paz.

Ayer domingo la abstención se situó en el 47%, en línea con el histórico del 50%.

LOS EFECTOS DE LA CRISIS DE LA VECINA VENEZUELA
Con esta coyuntura, el coletazo migratorio de la crisis en Venezuela ha ganado espacio. En los últimos dos años han ingresado 762,000 venezolanos, de los cuales 518,000 pretenden instalarse en el país. Bogotá, que prevé adherirse a la alianza militar de la OTAN para disgusto de Caracas, que lo considera una amenaza, prácticamente no tiene relaciones con el reelecto gobierno de Nicolás Maduro. En esta contienda cargada de debates y proselitismo en redes sociales, Petro irrumpió con fuerza y logró arrastrar apoyos con su discurso antisistema y de una economía no dependiente del petróleo. De su lado, Duque batalló para no parecer “un títere” de Uribe, aunque reivindica las mismas causas de su mentor: inversión privada y Estado austero. También propone “recuperar la economía, eliminando el derroche” mediante una reforma para recortar la burocracia. AFP

No hay comentarios:

Publicar un comentario