viernes, 14 de febrero de 2014

Una tensa calma tras la violencia

  • Protesta. Un grupo de estudiantes opositores al Gobierno venezolano durante una manifestación estudiantil en Chacao.
EFE
Caracas
Venezuela se mantuvo ayer en una tensa calma después de los hechos de violencia del miércoles que dejaron tres muertos y más de sesenta heridos, sucesos de los que el chavismo acusa a opositores mientras desde todas las tendencias contrarias al Gobierno se llama a la paz.
Pese a la relativa tranquilidad en las calles poco transitadas de Caracas, jóvenes opositores y chavistas protestaron de nuevo en las calles por las muertes ocurridas antier cuando dos jóvenes fallecieron en circunstancias de las que cada bando responsabiliza al otro.
Las pequeñas protestas se desarrollaron pese a la advertencia del presidente, Nicolás Maduro, quien en la noche del miércoles advirtió de que todo aquel que marchara sin tramitar antes un permiso a las autoridades sería detenido de inmediato. Uno de los principales señalados de planificar los actos de violencia es el dirigente del partido Voluntad Popular (VP) Leopoldo López, que tendría ya una orden de aprehensión, según información publicada en el diario El Universal, aunque esta notificación aún no ha sido recibida por el opositor, indicaron sus colaboradores.
El coordinador de VP, Carlos Vecchio, aseguró ayer jueves que López no huirá del país tras las acusaciones en su contra y que “va a dar la cara porque no tiene (...) nada que temer” y porque va a seguir en la calle luchando por los sueños de Venezuela”.
En ese sentido, indicó que López se encuentra en su casa evaluando la situación con sus abogados. El dirigente opositor, que fue uno de los organizadores y convocantes de la marcha contraria al Gobierno ayer, ha promovido una campaña a la que denomina “La Salida”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario