martes, 6 de marzo de 2018

Juicio a Cristina por encubrimiento


Acto. La expresidenta argentina Cristina Fernández saluda a seguidores durante una manifestación para lanzar su nuevo frente político, Unidad Ciudadana, en las afueras de Buenos Aires, el 20 de junio de 2017.
Buenos Aires- La Justicia argentina envió a juicio a la expresidenta Cristina Fernández por el presunto encubrimiento, a través de un pacto con Irán, de los imputados por el ataque contra la mutua judía AMIA de Buenos Aires, tres años después de que el fiscal Alberto Nisman apareciera muerto días después de denunciarla.

Tras cerrar la instrucción, el juez Claudio Bonadio decidió abrir la vista oral y pública, en fecha todavía por determinar, con un total de 12 procesados, alguno de ellos en prisión preventiva desde el pasado diciembre.

La mandataria entre 2007 y 2015 y actual senadora evitó por el momento quedar presa por contar con fueros parlamentarios y es acusada, al igual que su excanciller Héctor Timerman y otros de sus colaboradores, de “encubrimiento agravado por el hecho precedente y por su condición de funcionario públicos, estorbo de un acto funcional y abuso de autoridad”.

Este será el tercer juicio que debe enfrentar la exmandataria, que se considera víctima de una persecución judicial impulsada por el actual Gobierno: en 2017 se anunció la apertura de un juicio por presuntas irregularidades en el Banco Central durante su mandato y el pasado viernes otro por supuesta corrupción en la adjudicación de obra pública.

Tampoco estos tienen todavía fecha de celebración.

El fiscal Nisman, que apareció muerto en enero de 2015 -en circunstancias aún sin esclarecer- cinco días después de denunciar a Fernández, encabezaba la investigación del atentado contra la mutua AMIA de Buenos Aires -el mayor que ha sufrido Argentina-, que dejó 85 muertos, sigue impune y es atribuido por la comunidad judía a Irán y al grupo chií Hizbulá.

El procurador estaba convencido de que un memorándum suscrito entre Argentina e Irán en 2013 para investigar conjuntamente el atentado buscaba, en realidad, encubrir a los sospechosos del ataque, entre ellos exaltos cargos del país persa, a cambio de mejorar la relación comercial bilateral.

Tras la muerte de Nisman, su denuncia fue desestimada, pero la causa fue reabierta a finales de 2016. “No tuvimos ningún otro propósito al suscribir el Memorándum de Entendimiento que lograr un avance mediante la toma de declaraciones a los imputados iraníes, única forma de que la investigación en curso saliera del punto muerto en que se encuentra”, expresó Fernández en un escrito presentado ante Bonadio el pasado octubre, cuando la citó a declarar como investigada.

LA RENUNCIA DE UNO DE LOS ABOGADOS
Aníbal Ibarra, uno de los abogados de la expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015), anunció ayer que dejará de defenderla en la causa en la que se le investiga por un supuesto encubrimiento a terroristas, para evitar que se lleve a cabo contra ella una operación “mediática y política”. “En el día de hoy he decidido renunciar a la defensa de CFK en la causa del Memorándum con Irán en la que había sido propuesto hace algunos días.

Motiva mi decisión la información de que han puesto en marcha una operación mediática y política para golpear sobre CFK utilizando -una vez más- la tragedia de Cromañón a esos fines”, expuso Ibarra en su cuenta oficial de Twitter. El letrado, exalcalde de Buenos Aires, se refiere al incendio en una discoteca de la capital que dejó en 2004 un total de 194 fallecidos y que le costó su propio cargo, ya que fue destituido a finales de 2005 por “mal desempeño de sus funciones” al cabo de un juicio político al que le sometió el Legislativo de la ciudad. EFE

No hay comentarios:

Publicar un comentario